• Jue. Jul 18th, 2024

La democracia Dominicana necesita un PLD libre de corrupción

ByLa redacción

Abr 1, 2023

Por. Edgard Caraballo

La situación actual del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) es una fuente de preocupación para muchos ciudadanos. La postura del partido debe cambiar de manera urgente, y es importante que se desmarque de aquellos miembros que han sido acusados de corrupción por el Ministerio Público en el caso Calamar.

Es un craso error abrazar la suerte y el futuro de una institución política a personas acusadas de corrupción, especialmente en un país donde la lucha contra la corrupción es el principal clamor de sus ciudadanos. En el PLD también milita gente honorable y trabajadora, y es importante reconocer el trabajo que han realizado en el pasado en favor del progreso y desarrollo del país.

El PLD tiene una historia de crecimiento y desarrollo que no debe ser ignorada, y los líderes del partido deben salir a defender esta impronta y tomar distancia de los corruptos.

En lugar de ir a romper cristales y provocar a la policía, los militantes del PLD deben mostrar su descontento de manera pacífica, con carteles que digan “ese no es mi PLD” y “ellos no son del PLD de Bosch”. Debemos recordar que el PLD fue fundado por Juan Bosch, un hombre que luchó por la democracia y la justicia en nuestro país. Debemos seguir su ejemplo y demostrar que el PLD es una institución política que trabaja por el bienestar de la República Dominicana.

La democracia Dominicana necesita una oposición fuerte, y la salud de la democracia depende de la credibilidad de sus partidos políticos. En tal sentido el futuro de la República Dominicana necesita al PLD, pero este futuro solo puede ser garantizado si el partido toma las medidas necesarias para alejarse de la corrupción y reafirmar su compromiso con el progreso y la justicia.

Es tiempo de que los verdaderos líderes del PLD den un paso al frente y trabajen para recuperar la confianza de la ciudadanía en la institución política. Solo así podremos avanzar juntos hacia un futuro más próspero y justo para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *